El hijo predilecto

El hijo predilecto
 

 

 

 

 

Cuando tienes a tu primer hijo, tu amor es único e increíble.
Te llena, te trastoca el mundo…
Con el segundo hijo temes, pero tu amor no se divide, se multiplica.

Esta frase, tan tajante y contundente es la bandera de la mayoría de las madres múltiples.
Aunque no la digan, es su realidad

Y no, no es mía. Es de V, y hace tiempo me la dijo, en uno de esos momentos en los que temes no estar a la altura con tu segundo, o tercer, o… hijo.
Y es que esa sensación tenemos, sobretodo del primero al segundo, seré capaz de quererle igual?
Pero cómo?
Si le quiero más que a nada en el mundo?
Le restará amor?
Y por qué os cuento esto? Por un comentario (También de V) en referencia al post “Somos familia numerosa” en el que rememoraba como alguien le había preguntado a que hijo quería mas.
Y esta entrada me venia rondando la cabeza hace un tiempo, el hijo predilecto, el preferido de mamá…
Y no, no me cabe en la cabeza, que alguien en su sano juicio, mucho menos si es madre o padre pregunte eso.

A qué hijo quieres más?
Cuál es tu preferido?
Por quién darías la vida?
Y esa pregunta me he hecho, a quién de mis tres hijos quiero más?
Y he estado dándole vueltas, me ha quitado el sueño.
Y tras mucho pensar he encontrado la respuesta.
Tengo un preferido…

A Princesito sin duda!
Mi niño, mi estrella, mi sol.
Recién llegado, tan frágil y necesitado de amor y cuidados, poseedor de ese amor visceral y animal. El tercero
Alimentado por mi pecho, reclamante de contacto, en esa exogestación necesaria para su supervivencia.
Para mi además motor, y despedida maternal.
El último, el pequeño. Con el que practicar lo aprendido con los otros, con el que disfrutar de 24 sobre 24 horas de brazos y besos, aun parte íntima y necesaria de mi misma, aún sin separarnos, sin distancia. Necesidad primaria…

Pero me quedan dudas…
Y vuelvo a preguntarme, a quien quiero más de los tres?

A Princesa irremediablemente!
Mi niña, mi estrella, mi sol. Mi segundo regalo
Todo carácter y dulzura, vivaz y de corazón hermoso.
Guerrera. Fuerza e inteligencia.
Generosa en besos y caricias, la que siempre me sonríe, la que necesita mis brazos cuando cae, para levantarse y volver a intentar el salto.
Mi bella flor.
Vislumbrando la mujer que será un día, grande, grande, grande.
La que cual camaleón se amolda y aclimata a cualquier cambio. La que reclama su espacio reinventándose cada día.
La que llena de bailes y risas nuestro hogar.

Y me sigue rondando la duda.
Me sofoca el elegir…
A quién quiero mas?

A Princeso sin dudarlo!
Mi niño, mi estrella, mi sol.
El primero, el que nos cambió la vida. Mi chico inocente, honesto y noble.
El que nos sorprende con sus porqués, y nos enseña el mundo, el que abre camino a sus hermanos.
El que me emociona y me roba sonrisas, el que me mira a los ojos y me dice te quiero. El que siente y dibuja en rostro transparente alegrías y temores. El que grita su necesidad sin dudarlo, el que llena de alegría nuestra casa.
El resultado de nuestros experimentos y aprendizajes

A quién quieres mas? A los tres…
Elige uno… Cómo elegir?
Y es que en el corazón de una madre hay sitio para todos, calor para todos.

Si tuvieses que elegir solo a uno…
Moriría, de esa muerte horrible y lenta, de soledad, de desesperación.
Pero seguro que hay uno predilecto…
Si, todos, cada uno por una bondad distinta, cada uno por ser como es, cada uno especial, único, maravilloso…
A cada uno por convertirme en la persona que soy, por crecerme, por quererme.
Porque cada uno es preferido por una grandeza distinta.
Porque cada uno es el elegido.
Porque cada uno, es simplemente, un trozo de mi.

 

 

Continue Reading