Se parece a ti, será como tu.

Se parece a ti, será como tu.
Es a ti, mujer del futuro, mi hija, mi amor a quien escribo.
No se qué recordarás ese día de tu infancia y de mi. Qué parte de mi llevarás el día en el que  te conviertas en la mujer valiente y maravillosa que se vislumbra entre tu sonrisa?

Mañana.
Mañana ya no serás mi bebé.
Mañana ya no tendrás cinco años, sino 6, 9, 12, 18…
Ya no serás mi princesa de cuento, habrás crecido y convertido en una mujer.
Ya no necesitarás de mis manos para trenzar tu pelo, no precisarás mi ayuda para buscar tu ropa, ni el brillo de mis ojos para iluminar tu sonrisa.
Independiente de mi querrás descubrir tu vida.

Continue Reading

Mi hijo es autista

autismo

Mi hijo es autista. Tras casi dos años de espera, de pruebas y psicólogos, tras unos últimos meses de intranquilidad e insomnio, tenemos diagnóstico.
Hoy os voy a hablar de Pau, como nunca lo he hecho.

Pau es un tipo muy simpático, guapo, guapísimo.
Es un terremoto, con una energía arrolladora que arrastra a todo el que conoce.
Pau tiene los ojos castaños, aunque el prefiere decir que son del color de la coca cola.
Es muy inteligente, y puede que te sorprenda con alguna palabra muy técnica, con una parrafada sobre las pirámides de Egipto, o sobre cómo se extrae el oro en Siberia.
Pau a veces habla muy alto, y siempre tiene una gran sonrisa.
Le gusta cantar, y bailar. Es fan de la patrulla canina y de star wars.
Pau es muy sociable y sin prejuicios, igual le dará un abrazo a un señor que le sonría en el supermercado, a sus hermanos, a la dependienta que le prueba unos zapatos, besará a su compañero en la fila del cole, o a ese niño que acaba de conocer en el parque.
Es muy cariñoso, a veces excesivo.
Tal vez te sorprenda, porque se sabe el nombre de todo el mundo y le gusta llamar a todos por su nombre. Si no lo sabe y no te conoce no te sorprenda que te pregunte.
Habla por los codos y tal vez te cuente qué desayunó ayer, o lo mucho que le gustan los granizados.
Tal vez te cuente que nació a medio hacer y después le metieron en un horno para terminarle. Es su historia preferida.
Tal vez te cuente los juegos descargados en su tablet o la última película que hemos visto.
Tal vez te cuente todo esto de corrido y sin venir a cuento… El es así!
Tiene una memoria prodigiosa, y aunque no suele mirar a los ojos es un lince y se entera de todo.
Cuidado! Si tienes un secreto! Porque se enterará! Aunque parezca despistado, puede estar haciendo dos cosas a la vez y enterarse de esa conversación en voz baja que se desarrolla a su lado.
Te he dicho que es un tipo muy simpático, pero si le cuentas un chiste probablemente no se ría, tal vez porque le cueste entenderlo. Es un poco literal, y no entiende expresiones como buscarle tres pies a un gato, si se lo dices, tal vez se ponga a buscar los pies.
No entiende las bromas a menos que se las expliques, y aún así, tal vez sólo se ría porque sabe que es lo que se espera de el.

Continue Reading

Qué te pierdes de tu maternidad?

Qué te pierdes de tu maternidad?

Ser madre trabajadora.
Días en los que no hay tiempo, se suma el trabajo, las obligaciones, faltan horas.
Que te pierdes del día a día de tus hijos? Esa pregunta que te haces, o ese comentario ajeno, que todos escuchamos alguna vez.
Quiero verlos crecer, no perderme nada… Por eso decidí quedarme con ellos.
Y como un hachazo recibes sin haberlo solicitado y marchas a tus obligaciones con el corazón encogido.
Quedarte observando como crecen, como quien vigila la carrera de un caracol, para no perder ni la sombra de un movimiento…
Decisiones vitales que se juzgan sin más. Como si la vida no estuviese llena de opciones y caminos.

Qué te pierdes de tu maternidad?
Qué me pierdo de mi maternidad?
Qué te pierdes en tu día a día, todas esas horas en las que no estás, en las que no eres partícipe de su tiempo y de su espacio.
Días de trabajo, compromisos, deberes…
Y si lo tuvieses todo? Y si no te perdieses nada?
Vivir con la sensación de perderse algo, de no darlo todo, de no estar permanentemente, no importa si trabajas o si no, creo que el sentimiento es el mismo, el de siempre, el de no terminar de hacerlo bien. Como si la vida fuese un curso llena de evaluaciones y examen con puntuación final.

Continue Reading