Curriculum

Envías un curriculum.
Te llaman, y conciertas una entrevista.
Eres feminista? Te preguntan.
Una pregunta bastante normal en según que contexto o situación.
En una entrevista de trabajo, no.
Porque mi trabajo no mejora ni empeora por mis creencias.
Curioso.
No imagino preguntándole a un hombre, eres machista? Sí, me he ido a lo peor, la comparación es muy desafortunada, vale.
Aceptamos pulpo.
Y en una entrevista a un mecánico? Hola eres de izquierdas o de derechas? Así del tirón, holaeresdeizquierdasodederechas? Como si eso vaya a aclararte si entiende de electromecánica.
Desafortunado ejemplo otra vez? Ummm, no creas, mi entrevista es para mi profesión. En ella (Trabajo como jefe de cocina)no afecta para nada mi forma de pensar.

Continue Reading

Feministas de mierda.

Feministas de mierda
Si es que tanta gilipollez de patriarcado y tonterías varias nos están sorbiendo el seso.
Porque yo no soy feminista ni falta que me hace!
Que no necesito que nadie me enseñe a defender mis derechos.
Feministas, ja! Yo no, si yo hasta me depilo (Cuando tengo tiempo) y uso sujetador. Yo no soy una de esas locas que van por ahí insultando a los hombres, tanta tontería tanta palabrería, a ver, de qué se quejan? Si hasta se hacen hasta leyes para defendernos y nos dan ventaja ante los hombres.
Que tampoco tiene mucho sentido, defendernos de qué? No somos iguales? No, claro que no.

Yo no quiero que me igualen a los hombres, yo no soy igual, como mucho me conformo con que cuando hacemos una reunión no se comente que hay que estar pendiente hasta de las reglas de las trabajadoras, que las hormonas estropean el ambiente laboral.
Me conformo con que las mujeres presentes dejemos de agachar la cabeza, porque somos buenas chicas y quedaría mal contestar que habría que estar pendiente de la falta de polvos de los hombres de la empresa, porque la falta de sexo les agria el carácter, pero quedaría mal, eso si es obsceno y una falta de respeto y la agachamos.
La agachamos además porque estamos ahí, y eso es una suerte, haber llegado siendo mujeres es una suerte y callamos…

Yo no quiero que me igualen con mis compañeros, me conformo con que no me diga un imbécil ante un conflicto que soy una chica dura, yo no soy una chica dura, soy tu igual, una responsable de departamento y tu misoginia y machismo me repugna.
No quiero que tu trato sea distinto conmigo, sólo quiero tu respeto, el que merezco independientemente de si tu tienes polla y yo no.
Porque no tener polla no me hace menos válida ni a ti más. Y no puedo contestarte con la misma altanería y veneno con que me tratas tú, porque me tacharían de histérica.
Tampoco quiero que ese otro compañero me trate con displicencia y cuidado, como si fuese un hada, soy responsable adulta, manejo a diario trabajadores, presupuestos, responsabilidad, no soy una niña a la que cuidar ni tratar como una princesa, soy tu igual, y tus algodones me restan dignidad.
Me molestan tanto como los insultos, y no puedo decírtelo, porque entonces me volverían a tachar de histérica, y es que las mujeres no sabemos lo que queremos y todo nos va mal…

Yo no quiero movimientos de feministas de mierda que levanten la voz contra los abusos, qué abusos?
Estamos obsesionadas con la violencia a las mujeres, quién no se ha besuqueado con 15 años con un chaval y cuando ha dicho no, la ha sujetado y metido mano, y entre el ruido y la peste a wáter de una discoteca ha tenido que zafarse para salir corriendo de la mano de dos amigas más y renegar de los chicos, avergonzada, porque la culpa es tuya por besarle, ellos no saben entender tus limites.
Y terminas entre risas, uff, de la que nos hemos librado, menos mal, porque de haber ido a mas cómo lo habrías explicado?
Y entre risas y la copa que llevas terminas llorando con ellas mientras el asco te puede, y la hiel asoma y tus amigas lloran contigo y le insultáis para expulsar los demonios que os asustan, porque sabéis que no será la última, que tal vez la próxima no haya tanta suerte…

Qué abusos? Los de un tipejo que te mete mano andando detrás de ti en una calle atestada de gente un día de mercado y cuando te pones a gritar y a insultarle viene un policía y te mira de arriba abajo, juzgando el largo de tu falda.
Porque si llevases pantalones no te habría metido mano, mientras el hijo de puta se ríe, y el policía te dice: Bueno, bueno, tranquila no pasa nada, no puedes denunciar porque es tu palabra contra la suya.
Y mientras cien ojos te miran y te sientes desnuda y tu das gracias por llevar bragas porque si no te habría revisado hasta el útero.
Y el resto sólo ve a una chavala con la falda muy corta que se lo estaba buscando. Y te vas indignada y voceando, para disimular la vergüenza que sientes, huyendo de las miradas, y terminas en un parque llorando, sintiéndote sucia y con ganas de vomitar.

Qué abusos? Violencia obstétrica? Qué tontería, si tu primera revisión ginecológica fue con un ginecólogo al borde de la jubilación, que cuando soltaste el primer ay, te gruñó que no era para tanto, que te callaras, mientras te metía un puto aparato metálico a lo bestia para hacerte una citología y con tu silencio asustado te hizo sentir una mierda, y culpable, porque estabas allí por tus actos, si siguieras virgen no tendrías que estar allí, aguantando borderías. Aguantando un tercer grado maleducado y sobrado de un tipo que se creía mejor que tu.
Y esa trabajadora de planificación familiar, que preguntaba el teléfono y creaba códigos, porque los móviles no existían, y si te llamaba a casa una tal Ana, sabías que era ella para darte los resultados o una nueva cita, pero tranquila, que si no contestas tu, no damos datos.
Porque las buenas chicas no iban a planificación familiar, solo las golfas.
Y se hacía a escondidas, eso las que nos atrevíamos, las que no queríamos sustos o embarazos no deseados, las frescas que íbamos a la farmacia con la cara alta a pedir condones, altivas para disimular por si nos topábamos con alguien con prejuicios que nos preguntara la edad y nos juzgara…
Y ese ginecólogo joven, que cuando le preguntas en tu primer embarazo como hacer un plan de parto te contesta que qué te has creído, que si hay a la vez cinco pariendo, no hay planes de parto que valgan, que habrá lo que se pueda, que caprichos para los días de poco trabajo, que leéis demasiado… No, no hace 20 años, hace 5, en un hospital público.

Igualdad, pero qué igualdad queréis feministas de mierda?
Si yo cobro lo mismo que un hombre en mi mismo puesto? Es cierto, lo que descuadra las estadísticas es que sólo somos una de cada 100 en ese puesto, aunque mejorando poco a poco, despacio y a costa de esforzarse el doble, de demostrar a diario.
Igualdad? Ya la tenemos, o no? Bueno a ellos no les preguntan si piensas tener más hijos, ni nadie se pone lívido cuando anuncian un embarazo de su pareja.
Ni les preguntan si uno de sus hijos enferma: faltarás al trabajo? Y no tienen que mentir, y decir que por supuesto lo primero es su trabajo, y que tiene abuela/tía/hermana/ayuda y en caso de enfermedad, médico, colegio no faltará, aunque irá a trabajar con el corazón en un puño, pero irá, porque para tu empresa no es importante tu familia.
Eso sí, si pide el día porque ha de pasar la itv no pasa nada, eso es admisible. Son necesidades normales de un hombre.

Y das gracias, porque eres mujer, y sabes que por leer tu nombre de cada veinte currículos que envíes sólo leerán 5, tirarán el resto, porque no quieren mujeres. Y de los cinco que lo lean, tres habrá sido porque sentían curiosidad ¿Una mujer?
Y se quedarán sorprendidos porque pese a ser mujer tienes un curriculum envidiable, y pese a eso, la mitad no te tendrá en cuenta, por tu género.
Y cuando hayas pasado las entrevistas, y saltado todos los muros te tendrás que enfrentar a compañeros, y aguantar alguno a quien, no se sabe bien porque, no le va bien tener jefa, y aguantarás que te juzguen por tu aspecto, porque si te llamases Manolo, tuvieses 50 años, tripa y bigote seguro que harías mejor tu trabajo. Ups! Lo ves? el feminismo te llena de prejuicios…

Y os llenáis la boca contra el patriarcado, chorradas!! Si los hombres de hoy en día ya ayudan en su gran mayoría, TODOS, crían y limpian y compran hombro con hombro con sus compañeras, y esos machistas de chiste ya son raras avis, los menos, los que maltratan y asesinan a sus parejas, pocos.
Lo que armáis un escándalo por 50 mujeres asesinadas, 50 de millones, no es para tanto!
Y debería haber leyes que defiendan a los hombres, porque anda que no hay que denuncian en falso, para sacarles los cuartos, que lo sabemos todos. Anda que no hay casos, como esa que denunció al marido y el mató a sus hijas, ah! Ese no…
Feministas de mierda, que todo os va mal, queréis más ayuda y más bajas maternales y os quejáis cuando quieren que los hombres también las tengan, porque en el fondo sois unas egoístas, que dais el pecho para que ellos no se impliquen desde el primer día, porque el biberón os molesta, porque les hace parte importante. Y queréis criar y trabajar, lo queréis todo.
Feministas de mierda. Feminazis, locas, que odiáis a los hombres, seguro que lesbianas…
Porque yo uso sujetador, y me depilo, y llevo casada muchos años, y no soy feminista, aunque soy mujer.

Yo no soy feminista, ahora soy una feminista de mierda, y pienso seguir siéndolo, por mi, por mi madre, por mi hija, por mis compañeras.
Porque quiero que mi hija no pueda escribir el día de mañana todo esto, porque le sorprenda, porque no haya vivido, ni visto, ni sufrido, y su mundo sea un poco más justo, más honesto, no se sienta perseguida por su género ni por su maternidad.

feminismo

Continue Reading

Lo contrario del amor es el miedo.

#NiUnaMenosAmor miedo.

Lo contrario del amor es el miedo.

Cuando se apaga la llama, o tal vez nunca la hubo, cuando tienes que volver a por tus cosas y vas cagada, cagada de miedo.
Tanto que pides a una amiga que te acompañe.
Cuando se acaba el amor, cuando se vuelve lo contrario. Cuando se vuelve miedo.
Miedo a qué? Miedo. Miedo a nada y a todo.
Un miedo intrínseco, visceral, defensivo. Miedo. Lo sientes, lo sabes. Pero no sirve de nada.
Ningún policía te escuchará si llegas a una comisaría. Tengo miedo.
Te ha pegado? No. No hacía falta.
Te ha intentado hacer daño? No. Pero me fui porque sabía que tarde o temprano me lo haría.
Y cómo lo sabes? Porque tengo miedo.
Miedo a que me pegue, miedo a que me dañe, miedo a me mate. Miedo a el. Y miedo a que no te crean.
A que piensen que exageras, que mientes. Miedo.
Miedo a tener que justificarte.
Miedo a que te miren sabiendo que están pensando qué hiciste para temerle.
Denuncia. Para qué? Para desnudar y humillar tu alma? Para tener aún más miedo? Para que se enfade?
Pide un alejamiento. Cuántas mujeres han muerto a manos de sus bonitas órdenes de alejamiento? Cuántas, sabiendo de lo que son capaces deben entregar cíclicamente a sus hijos, dejarlos en sus manos, para que la ley les permita ejercer de padres.
Ejercer de padres a violentos hijos de puta. Sí acaba de cambiar la ley, pero a costa de cuántos niños muertos? Miedo a que maten a tus hijos, a que maten tu alma.

Miedo. Miedo a ser mujer. Cuando sientes lo contrario al amor. No, no es el odio. Es el miedo. -    
Porque se puede vivir odiando, pero no con miedo.
Se puede masticar la ira, se puede alimentar el alma de odio. Se puede seguir adelante con la cabeza fresca y despierta…
Con odio se mata, se muere. Como hizo el.
Premeditando los pasos, odiando.
Envenenándose con cada aliento. Creciéndose. Sabiéndose superior, sabiéndose poderoso, el que ejercía el miedo.
Porque lo sabía, porque lo saben, ese es el legado.
El de sabernos con miedo.
El miedo te atenaza, te para la vida, te impide andar. Miedo.
El miedo cuando se acaba el amor es propiedad de las mujeres. Mujeres con miedo.

Nacer con miedo por tu condición sexual.
Miedo a no te quiera, miedo a que te quiera demasiado, miedo a que no deje de quererte.
Miedo a dejarle, miedo a que no quiera que le dejes.
Miedo que te quite a tus hijos, a que en venganza los aleje de ti.
Miedo a morir, miedo a que te mate, miedo a que los mate.
Miedo. Como una figura de porcelana, miedo por ser mujer, miedo a terminar rota.

Lo contrario al miedo no es el amor, lo contrario al miedo ha de ser una cabeza alta y un NO.
NO.NO.NO. Lo se, no te va a tocar a ti. No, tal vez no.
Tienes una hija? Y si le toca a ella? Callarás?
No me va a tocar a mi. No. Tal vez no.
Pero tengo una hija. Callaré? NO.
Lo contrario del amor no es el miedo.
El miedo no debiera perpetuarse nunca en ninguna relación, ni presente ni futura. Lo contrario al amor, no puede ser el miedo. Ser mujer no puede conllevar miedo. Basta.

BASTA!!! Ha llegado el momento de cambiar las reglas impuestas por una humanidad que denosta a las mujeres. -    

Ha llegado el momento de decir basta.
De dejar de mirar hacia otro lado.
De llamar a la policía cuando escuchamos los gritos en el piso de enfrente.
Ha llegado el momento de proteger educando, de educar respetando. De no enseñar roles absurdos que nos separen y quiten valor.
De levantar la vista y gritar NO, cuando vemos una agresión.
De apoyar cuando sabemos de un acto violento. De no justificar ningún abuso.
De no mirar hacia otro lado cuando intuimos el machismo.
Ha llegado la hora de no menospreciar a las mujeres por su sexo, ni por su maternidad.
De terminar con las estúpidas leyes de Hammurabi heredadas que castigaban por igual al verdugo y a la víctima de una violación machista.
Ha llegado el momento de no permitir mas víctimas.
Conocemos la historia de la humanidad, una historia en la que nuestra figura ha sido secundaria a golpe de injusticia y violencia, de sometimiento y robo de derechos.
El mundo es un patriarcado gigantesco, pero somos nosotras quienes tenemos la llave.
Que empiece la lucha.
La mas silenciosa de todas, la mas calmada.
La de las mujeres que educan hombres.
Porque hoy no te tocara a ti, pero tal vez si mañana.
A ti.
A tu madre.
A tu hija.

La mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo.La mano es nuestra. El mundo es el futuro de nuestros hijos. Cambiemos el mundo! #NiUnaMenos

La mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo. William Ross Wallace La mano es nuestra. El mundo es el futuro de nuestros hijos. Cambiemos el mundo! #NiUnaMenos -    
Continue Reading