Qué te pierdes de tu maternidad?

Qué te pierdes de tu maternidad?

Ser madre trabajadora.
Días en los que no hay tiempo, se suma el trabajo, las obligaciones, faltan horas.
Que te pierdes del día a día de tus hijos? Esa pregunta que te haces, o ese comentario ajeno, que todos escuchamos alguna vez.
Quiero verlos crecer, no perderme nada… Por eso decidí quedarme con ellos.
Y como un hachazo recibes sin haberlo solicitado y marchas a tus obligaciones con el corazón encogido.
Quedarte observando como crecen, como quien vigila la carrera de un caracol, para no perder ni la sombra de un movimiento…
Decisiones vitales que se juzgan sin más. Como si la vida no estuviese llena de opciones y caminos.

Qué te pierdes de tu maternidad?
Qué me pierdo de mi maternidad?
Qué te pierdes en tu día a día, todas esas horas en las que no estás, en las que no eres partícipe de su tiempo y de su espacio.
Días de trabajo, compromisos, deberes…
Y si lo tuvieses todo? Y si no te perdieses nada?
Vivir con la sensación de perderse algo, de no darlo todo, de no estar permanentemente, no importa si trabajas o si no, creo que el sentimiento es el mismo, el de siempre, el de no terminar de hacerlo bien. Como si la vida fuese un curso llena de evaluaciones y examen con puntuación final.

Continue Reading

Maricón de mierda…

Publicado inicialmente en Zoozobra Magazine, el 30 de enero de 2016.

Maricón de mierda le dijeron.
Fue la primera vez, de muchas.
Tenía 11 años. Hoy se ríe, pero aquella vez lloró.
Apenas hacía unas semanas que se había descubierto embelesado mirando a un chico de su clase. El casi no se había dado cuenta y el mundo ya lo sabía.
No lloró por el insulto.
Ni por la vergüenza.
Ni siquiera por la humillación de el jaleo en el autobús de vuelta a casa.
Lloró cuando en la cocina con su bocadillo de chorizo de la merienda su madre, al contárselo le contestó:
– No les hagas caso, tu y yo sabemos que es mentira. Lo dicen para molestarte.
No volvió a hablar jamás con ella del tema.
Ni siquiera cuando 20 años después se atrevió a ir a casa y presentar a su novio.
Sabe que ella jamás lo asumió, que aún sueña con que conozca a una chica que le vuelva normal…

Continue Reading

Tetas, biberones, Facebook y otros mundos. Odio en la red.

Tetas, biberones, Facebook y otros mundos. Odio en la red.

Últimamente leo cada cosa que me da que pensar.
Reconozco que también yo he pasado por esa época en la que preguntas todo, y Facebook, las redes en general ayudan mucho en esos momentos. La sensación de cercanía, de inmediatez. Ideal para madres primerizas con un millón de dudas.
Y seguro que hay redes para todo, porque la sensación es la misma cuando me meto en foros de cocineros, seguro que también hay de calceta, coches, libros… Pero dudo mucho que sean igual de crueles.
Si, hablo de crueldad, tal cual

Continue Reading