Tu hijo es tonto?

Tu hijo es tonto?
No? Entonces por qué crees que el mío si?
Mi hijo no es tonto, ni lerdo, tiene conocimiento, escucha, atiende, y entiende.
Mucho más de lo que puede parecer, y es que aunque pequeñitos, ya nacen con cerebro…
Y por qué digo esto? Porque llevo casi un mes protegiéndole de adultos que de verdad se creen que en lugar de un hijo tengo un autómata que se mueve con cuerda. O una seta con voz, o una mascota…
A sus cinco años y acompañado por mi hija de tres, he tenido que silenciar en varias ocasiones a gente que delante de ellos se queja de los precios de los juguetes, de que no le va a dar tiempo a comprarlos, de que no queda tal juguete en tal tienda, que ¡vaya dineral los Reyes y Papá Noel!, que en su casa solo viene uno, que no somos ricos…

Hola! Repito: No es sordo!!! Ni gilipollas!!
Entiendo que si no tienes hijos, o ya son grandes no prestes atención a estas cosas, pero por favor, si tus hijos son pequeños y quieres mantener la tradición protégelos! Y sobe todo respeta a los hijos de los demás!
El colmo es encontrarte dos días después de Papa Noel con alguien y se ponga a decirte delante de su hijo que esa cazadora tan molona que le trajo Papá Noel la pilló a un 50% de descuento, y el niño delante, que vaya faena los del Corte Inglés, mira que no ponerle pilas, y claro no pensamos al envolverlos y después nos tocó correr, que la cola que tuvo que hacer en Toys R Us, media ciudad había allí…
Y yo tosiendo, bailando una sardana, a voces diciendo: Mira cariño!!! Mira ese avión!! Un elefante volando!!
Para terminar siendo yo la loca cuando consigo alejar a los niños (El suyo incluido) y le gruño que si puede ser mas disimulada.


-Mujer! Qué son niños! No se enteran de nada.
Ya y las escobas vuelan. Y las ranas tienen barba.
Porque el tuyo no se, pero el mío, las pilla al vuelo!
Y si quieres tener un detalle con mis niños y quieres consultar lo que les haría ilusión puedes preguntar por mail, mandar una postal, emplear el Morse, o simplemente esperar a que no estén presentes…

Quiero mantener las tradiciones, la magia, y tan sólo espero el respeto del resto, eso incluye que es una soberana tontería ir a por regalos de casa en casa, que Papá Noel no deja los regalos a plazos, oiga! Ni los Reyes, que está bien eso de ir a por los regalitos que nos ha pedido el tío tal o cual, aceptamos pulpo, y vamos emocionados y con una sonrisa, entendemos que Papá Noel se haga la picha un lío y deje los regalos de los niños fraccionados, será la edad, pero esperar besos, abrazos y agradecimientos con cada regalo, pues no.
Por mucho que intentes convencerlos de que se lo pediste para el en tu carta, ya, pero el que regala es Papá Noel, no tu…
Por qué tiene que estar tan agradecido?
Tiempo tendrán de saber que ese detalle es de la vecina, de la prima o de la abuela, que los mareáis. De verdad. Qué no son tontos!

Tu no celebras Papá Noel? Pues vale, pero no es necesario que les digas a los hijos de los demás que Papá Noel no trae regalos, que son mejores los Reyes.
Y no te extrañes de que tu comentario suponga que no volvamos a visitarte en navidad hasta que cumplan los 18, deberías dar gracias porque me pillaras de buen humor y no desatara la tercera guerra mundial.
No celebras ninguno? Fantástico, pero la misma molestia que te has tomado en enseñar a tus hijos a no creer es este absurdo afán consumista y religioso, añades educarles en que no lo pregonen por ahí, porque es una tremenda falta de respeto cuestionar las creencias ajenas, seguro que hasta es más fácil explicarles esto último que no la alienante sociedad que les rodea con 4 años…
Esto incluye esos niños mas mayorcitos que deciden compartir las buenas nuevas al resto, añadiendo burlas, a los aún creyentes.
Entendemos que a todos les llega la hora de la luz, pero por favor!
Respeten al resto, que es una decisión personal de cada familia en la que además sobran los comentarios del tipo de:
Tan grandes y aún creyendo en tonterías!
Pues los demás se reirán de ellos si no se lo dices.
Pues es mejor que se lo cuentes tu, que no se entere por otros.
Nos metemos nosotros en tus asuntos? Entonces por qué crees que puedes hacerlo tu en los nuestros?

Ni que decir la preguntita:
Y tu ya sabes quienes son los reyes? Sí, Melchor, Gaspar y Baltasar!
Sin comentarios

Empiezo a cansarme(Y acabo de empezar) de huir cada vez que coincidimos con algunos niños con hermanos mayores…
Niños que vienen contando tal o cual cosa porque sus hermanos se lo han dicho. Espero que el día que nos toque, seamos capaces de explicarles a los grandes la importancia de proteger a los que llegan detrás, para que disfruten igual que hicieron ellos de la ilusión.
Y alguna madre orgullosa entre risas de que hayan sido ellos los que han notificado la buena nueva a sus pequeños, anécdota real que escuché hace poco: Se lo contaron para chincharle! Dos hermanos de 10 años al pequeño de 4.
No señora, eso no es motivo de risas, es para plantearse seriamente la clase de educación y empatía que han aprendido en su hogar para tener tan mala leche con sus hermanos y fastidiarles la ilusión…

Y si tus reyes son de oferta, de la tienda mas cara de la ciudad, de Amazon o hechos a medida a mis hijos no les interesa, porque ellos tan solo saben de magia e ilusión.
Puedes ahorrarte tus comentarios, o hacerlos en momentos mas propicios, en los que no estén presentes y es que al final es como siempre:
Una mera cuestión de respeto.
De guardarte tus opiniones y dejar a los demás decidir como crían y educan a sus hijos.
Y probablemente no lo hagamos igual, ni demos importancia a las mismas cosas, y si crees que tus opciones son mejores nos alegramos mucho por ti, pero por favor, déjanos tener las nuestras

Silencio, estamos criando. -    

 

Artículos Relacionados

24 comentarios

  1. Hola tengo una niña de 12 años, y es en esta Navidad cuando lo sabe oficialmente. Seguramente lo sabía de ates, vamos estoy segura, eso nunca ha sido por nuestra parte, y el pasado año, la cosa estaba dudosa porque aunque me consta que lo hablaban en clase, ella en el fondo seguía creyendo. Este año comenzó el instituto y este verano le hice una pregunta. Ciel, hablamos de los Reyes Magos? Y me contestó: no mamá , no es necesario. Ya lo sé, pero lo que no entiendo es cómo lo hacéis…
    Esta Navidad seguimos escribiendo la carta y seguirá la magía en casa por supuesto.
    Durante años he tenido que callar muchos comentarios de personas que aún sabiendo que no lo sabía hablaban de esto delante de ella sin ningún remordimiento… increíble pero cierto y sin salir de la familia, que es más grave. Hay gente que tiene tan poca ilusión en sus vidas que parece que no soporta que los niños crezcan despacio…
    Saludos

  2. Hola … estoy contigo al 100% de verdad, es simplemente que pedimos un poquito de respeto hacia las tradiciones y creencias de los demas, no hay derecho a que nadie ajeno las cuestione o te las reviente, así de claro … más, cuando lo sencillo es callarse.
    El problema es que hay mucho boca chancla para todo en esta sociedad.

    1. Completamentamente de acuerdo, esa soy yo.. Con veintitantos y viviendo la magia. Porque es maravilloso ver sus caras, las de los niños y las de los grandes, la de mi madre que no entendía porque de niña, sólo le traían naranjas y a las demás muñecas.. Porque en su casa no había a veces ni para pan.. Y sí, adoro ver como se levanta desde que asoma el sol y grita por la escalera:¡ya vinieron los Reyes! 😊 prepara chocolate y con entusiasmo abre cada regalo, algunas veces hasta suelta un lagrimilla de emoción. Sí, es magia, lo tengo claro, y lo quiero compartir y vivir con los míos. Así que lo dicho, respeto!

  3. Yo ni acabo de leer todo el post…
    Eso pasa por mentir. Sí, mentir.
    Magia? Y un huevo!!!
    Si de verdad consideras que un niño no és tonto…pues bien simple: no le engañes!!

    Yo decidí no engañar nunca a mi hijo. Él siempre ha sabido k los regalos son de quien le quiere y que el Tió y los Reyes és un juego, una fiesta (pasamos de Santa)
    La emocion…os aseguro que és la misma!
    Y él un preadolescente con sentido común… No un loco consumista!! 😜

    1. Tu lo llamas engaño, yo lo comparo a leer a Harry Potter. Tu vision , la mía. Lo que nos une, es que yo no voy a tu hijo(Ni a ti) A convenceros de que creer, o a insultaros por no hacerlo. Os respeto, ergo, espero lo mismo a la inversa. Sencillo, no?
      Y la locura consumista, digo yo que será la misma habiendo regalos de por medio, no? eso no es tradición, eso es educación, y espero dentro de unos años que mis hijos se parezcan al tuyo. 😉
      Un abrazo Anna

    2. Esta misma mañana le daba las gracias a mi madre por “la mentira” que me contó de pequeña. Me la contó tan bien que hoy por hoy, en los veintimucho, sigo acostándome nerviosa porque van a venir Los Reyes. Y, en mi mente, los regalos los traen unos venerables señores de Oriente. Incluso los míos. Aunque los pague yo.
      Las mañanas de Reyes son de los recuerdos más magicos que tengo, las voy a atesorar para siempre. Me da mucha pena cuando alguien me cuenta que a ellos les robaron la magia. No me parece justo.
      ¿Consumismo? Para nada. No hay que confundir cantidad con calidad. Ni mucho menos con magia.

  4. Seguramente tu hijo no es tonto. Dicho esto, deja de decir tonterías tu. No seré yo quien de lecciones de educación delos hijos, pero tampoco estoy dispuesto a recibirlas de una, igual que yo, educadora aficionada. Educamos a nuestros hijos lo mejor que sabemos y podemos, pero vivimos en un entorno social que es parte indisoluble de esa educación y los padres no debemos cometer el error, muy común, de creer que nuestros hijos son el centro del universo. Son el centro de nuestro universo. Y toca bregar con el entorno, sobre todo si no es mal-intencionado. ¿O no te sientes capacitada?

    1. Veras Luis, en mi casa, mis normas. Así de simple. El post, no va en la dirección que crees, hace dos días se me escapaba en voz alta mientras veía a mi hija arrastrar un micrófono de Frozen: Si lo llego a saber te compro una escoba!. Ella no se enteró, yo si. Eso es una cagada, no-malintencionada. Que una gallina clueca te cuente con seis años sin motivo alguno y en pleno verano que los reyes no existen es una putada, eso me lo hicieron a mi. Contra eso(Seguramente fruto de un trauma) peleo.
      Y por supuesto no doy lecciones, simplemente comparto mis expectativas, cuento mis experiencias. Tan sencillo como si no te gusta no me leas. pero seguiré diciendo en voz bien alta lo que no me gusta, que viva en un entorno social no significa que no pueda intentar cambiarlo… Precisamente para eso, me siento capacitada, para intentar cambiar lo que no me gusta.
      Y en mi casa son el centro del universo, y espero que crezcan sabiéndose eso, el centro, queridos, respetados y educados, desde la creencia de que son maravillosos, mi centro del universo.
      Un abrazo

  5. ¡Qué identificada me he sentido leyéndote! A mí eso de que “total, son niños y no se enteran” me repatea. Yo he tenido que pedir, rogar, suplicar a mis padres que este año no pongan sus nombres y los de mis tías y abuela en los regalos. Y, por supuesto, que no esperen grandes muestras de cariño hacia quien les da los regalos porque, los hayan dejado donde los hayan dejado, los han traído los Reyes.
    El Mayor tiene 8 años y no sé si estas serán sus últimas Navidades sin descubrir el pastel, así que quiero protegerle lo máximo posible.
    ¡Fantástico tu post!

  6. Hola Noe,
    te felicito porque me ha gustado mucho este post.
    Me siento identificada con él y lo he compartido en mis redes sociales, donde además comento que este año he hecho el cambio con mi hijo mayor y ahora defiende a muerte la ilusión de su hermana pequeña.
    Un saludo

  7. Hola! Siento que hayas tenido tan mala suerte. Tengo dos hijos, de 3 y 7, y la verdad, no me siento identificada con lo que cuentas. Pareces realmente enfadada. A veces, si estamos muy sensibles a determinado tema, se activa la percepción selectiva, y empezamos a tener una especie de radar a cierto tipo de comentarios. Yo intento estar centrada en mi y en mis niños y normalmente me funciona para no enfadarme con el mundo. Cuanto mas tranquila este yo con respecto al mundo y a las personas , más tranquilos están ellos y , de verdad, mejor salen las cosas. Si tu quieres mantener la ilusión, estoy segura de que podrás.

    1. No estoy enfadada! Aún! jeje
      Pero voy avisando, por si acaso 😉 Un abrazo y enhorabuena por tu estilo de vida, envidiable!

  8. Sólo te puedo dar las gracias por este post!

    ¡Se enteran de todo!
    Con este y con muchos otros temas!
    Tema magia/ilusión en estas fechas es más delicado, pero pasa con todo!
    Se habla muy a la ligera delante de los niños y después nos sorprendemos de que ellos utilicen ese lenguaje en sus juegos o entre iguales.
    ¡Menos mal que existen webs como estas!
    GRACIAS

  9. Mis padres tuvieron la suerte de ser muy creativos: me convencieron siempre de que, como los demás niños no se debían portar bien, sus padres debían suplir a los Magos; como mi hermano y yo éramos buenos, a nosotros los regalos nos los traían los Reyes. ^_~ Nos lo contaron un día a la hora de comer: yo tenía 9 y mi hermano 8.

  10. Estoy totalmente de acuerdo contigo, se debe de respetar a los demás, a mi me fastidia mucho todo este tema, porque somos libres de querer mantener la magia para ellos.
    Yo me enteré muy pequeña, con 5 años, cuando nació mi hermano yo tenía para 8, y recuerdo ayudar a mis padres con sus regalos, jamás pensé en contarlo, quería que él disfrutara de la magia que me quitaron a mi.

    1. Que bonito que recuerdes mantener la magia, precioso cuando una tradición se mantiene gracias a los mas pequeños. Un abrazo

  11. Hola, me gusta tu web, está chula, como te puse por facebook, es muy fácil ocultar esas cosas a los niños, hasta que dan con niños en la calle o en la guardería o colegio. Lo sé por experiencia, a mí la ilusión me la quitaron a los 6 una niña en la calle.
    Por desgracia, me enfadé mucho con mis padres…. pero después de mucho intento (por parte de ellos) consiguieron que volviese a dejar las cartas y demás. (aún sabiendo lo que sabía) Jamás le he dicho a ningún niño que los reyes o Santa no existe.
    Pero espero de corazón que nunca se lo digan como a mí, de sopetón.
    Un beso.
    Ester

    1. Supongo que esa niña no aprendio en su casa nada sobre empatía, respeto, educación…
      Y que bonito que pese a todo mantuvieses la ilusión y escribieras cartas, tus padres se lo curraron. Un abrazo